Combustible a base de madera

Froling suministra una gama completa de productos para la sala de calderas y fabrica calderas que pueden alimentarse con pellets, astillas de madera y leña.

Leña: la calefacción tradicional

La calefacción con leña disfruta de una larga tradición. La leña para calefacción se presenta en forma de troncos de un metro de largo o cortada en longitudes de 25, 30 o 50 cm, como leña lista para quemar. Los sistemas modernos de calefacción por leña proporcionan una combustión óptima y bajas emisiones. El contenido de agua de la leña utilizada para calentar debe ser lo más bajo posible y no debe superar el 20 - 30 por ciento.

Pellets: el combustible del futuro

Los pellets de madera están hechos de madera natural. Los grandes volúmenes de virutas de madera y serrín generados por la industria maderera se compactan y peletizan sin tratamiento previo. Los pellets ofrecen un alto rendimiento energético y son fáciles de transportar y almacenar. Estas son solo algunas de las ventajas que hacen de los pellets el combustible perfecto para los sistemas de calefacción completamente automáticos.

Astillas de madera: energía procedente de los bosques nacionales

Las astillas de madera son un combustible local y respetuoso con el medio ambiente que no está sujeto a las crisis y fluctuaciones del mercado. Además, la producción de astillas de madera da trabajo a la población local. Por todo ello, las astillas de madera son un combustible ideal, no solo desde el punto de vista económico, sino también desde el medioambiental. Los residuos de aserradero y las ramas y copas de árboles sobrantes se trituran para crear astillas de madera. La madera utilizada determina la categoría de calidad.