¿Por qué usar biomasa?

Ahorre gastos de calefacción

Los gastos de combustible son otro factor importante a la hora de elegir el combustible para calefacción. Como materia prima, la madera, a diferencia de los combustibles fósiles, garantiza la independencia de las tendencias globales de precios en los mercados internacionales. Dado que suele utilizarse madera local para la elaboración tanto de leña como de astillas de madera, los precios se han mantenido estables durante años, mientras que los precios del petróleo y el gas siguen disparándose.

Garantía de suministro / naturalmente renovable

Además, se dispone de cantidades suficientes de esta materia prima renovable a nivel regional. Los estudios confirman que, en términos generales, se reforestan más árboles de los que se deforestan y que no se extrae tanta leña como para dañar el bosque. Cada vez más, los propietarios de sistemas de calefacción de gasóleo se plantean cambiar a la madera. Las razones son evidentes. Las existencias de biomasa son abundantes y no están sujetas a las crisis y fluctuaciones del suministro de combustibles fósiles.

Neutra en emisiones de CO2

Los árboles, al crecer, eliminan el dióxido de carbono (CO2) del aire. Cuando quemamos madera, este dióxido de carbono se devuelve a la atmósfera. La cantidad de CO2 que se libera durante la combustión es la misma que la cantidad que se libera debido a la putrefacción y descomposición normales en los bosques y montes. Por lo tanto, calentarse con combustibles de madera es calentarse de forma natural y respetuosa con el medio ambiente.